MER.CL
Volver   

Resultados de la búsqueda :
La empresa representa el 20% del PIB de Corea del Sur

El imperio Samsung: una historia de éxito y enredos con la justicia




   

Son casi ochenta años de historia de éxito empresarial. Samsung, en coreano "tres estrellas", que empezó como un simple negocio dedicado a la exportación de pescado, frutas y vegetales, hoy representa un 20% del PIB de Corea del Sur. Pero detrás de este imperio existe una familia que llega a su tercera generación y donde no faltan acusaciones de corrupción e indultos que se repiten. Tanto el fundador del conglomerado como su hijo y ahora su nieto han tenido líos con la justicia.

El heredero de la empresa, Lee Jae-yong (48), tendrá que sentarse en el banquillo de los acusados. La fiscalía anunció ayer que lo indagará, junto a otros cuatro ejecutivos, por soborno, malversación de fondos, perjurio y por ocultar activos en el extranjero.

Todos los cargos están relacionados con el presunto pago de casi US$ 40 millones en sobornos del empresario a Choi Soon-sil, la "Rasputina surcoreana" -hoy detenida-, cuya intermediación le habría servido para lograr favores del gobierno entonces presidido por la destituida Park Geun-hye.

Lee se encuentra detenido desde el 17 de febrero. Su padre y abuelo nunca fueron presos, pese a las acusaciones de corrupción y de evasión fiscal en su contra. Algo que ha abierto incógnitas sobre si la familia está por sobre la ley de este país, cuyo apodo dado por los propios surcoreanos es "República de Samsung".

La expresión no es una exageración. Los más de 50 millones de habitantes del país pueden vivir una vida exclusivamente Samsung: nacer en la maternidad del Samsung Medical Center; salir del colegio utilizando el software Samsung School antes de ingresar a una de las sedes de la universidad afiliada de Sungkyunkwan, en Seúl o Suwon.

Después, pueden elegir arrendar o comprar un departamento construido por Samsung C&T. Con su pareja, pueden casarse en la capilla de la sede de la empresa y asistir, las tardes libres, los partidos de béisbol en los que participa un equipo cuyo auspiciador es Samsung. Y claro, esa transmisión podrá ser vista en uno de los modernos televisores de Samsung Electronics o, si prefieren, en sus tabletas o celulares inteligentes.

Tras tener hijos, si ellos quieren jugar a ser adultos, los padres surcoreanos los podrán acompañar a KidZania, un parque recreativo en el que Samsung les permite convertirse en empleados por un rato para aprender cómo se trabaja en sus fábricas. En sus vacaciones, las familias y los amigos también tienen la posibilidad de disfrutar de los parques de entretención Samsung o viajar en sus cruceros. Todo, obviamente, contando con los seguros de vida y de salud de la empresa.

Cuesta creer que ese imperio nació en 1938 como un mero local dedicado a la exportación en Daegu, cuyos principales mercados eran Manchuria y Beijing.

Con los negocios en auge, el patriarca se instaló en Seúl, y después de la segunda guerra de Corea (1950-1953), Samsung se diversificó, pasando a ofrecer textiles, distribución, aseguradoras y fertilizantes.

Este último producto fue lo que metió a la empresa, por primera vez, en escándalos. En 1966, el departamento de fertilizantes fue descubierto dejando entrar al país en contrabando endulzantes artificiales procedentes de Japón. Lee Byng-chull fue acusado de querer revenderlos con beneficios, sin pagar los impuestos aduaneros.

A cambio de la nacionalización del departamento de fertilizantes, pudo evitar la cárcel. Pero su hijo mayor tuvo que pasar seis meses entre rejas.

Con el primogénito caído en desgracia, fue su tercer hijo, Lee Kun-hee, quien heredó el imperio. En 1969, buscando reinventarse, Samsung se introdujo de lleno en el mundo de la electrónica con la producción y comercialización de un televisor blanco y negro. En nueve años, rompió el récord mundial de ventas de esos aparatos: 4 millones.

Samsung Electronics Co. se convirtió en la joya de la corona del conglomerado. Hoy, es la principal empresa de teléfonos inteligentes del mundo (Apple se ubica en segundo lugar), tiene oficinas en 80 países y una fuerza laboral de más de 325 mil personas. Pese a que Lee Kun-hee también tuvo problemas con los tribunales.

En 1996, fue considerado culpable de haber sobornado al entonces Presidente Roh Tae-woo (1988-1993), y aunque fue condenado a prisión condicional, fue indultado.

Años más tarde declaró ante la fiscalía por filtraciones de audios, en los que se escuchaba a altos cargos de Samsung discutir sobre técnicas de corrupción de políticos y magistrados. La empresa pidió disculpas públicamente y donó 800 mil millones de wons (unos US$ 650 millones) a obras benéficas.

Los problemas siguieron. En 2007, tras las revelaciones de un ex abogado de Samsung sobre una caja negra secreta que contenía millones de dólares, Lee Kun-hee fue condenado por evasión fiscal y por eludir sus deberes. Fue condenado a prisión, pero nuevamente fue absuelto. Al año siguiente, el empresario dimitió de la dirección del conglomerado, prometiendo reformas y transparencia.

En ese contexto, Lee Jae-yong, el único heredero de la familia, llegó a Samsung. Él era visto como el encargado de revitalizar la empresa, pero todo parece indicar que le ha causado un daño irreparable.

Su detención "es un hecho notable en la historia de las relaciones entre los negocios y el gobierno en ese país", dijo a "El Mercurio" Charles Armstrong, académico del Centro de Estudios Coreanos de la Universidad de Columbia. Independientemente de si Lee es condenado, los estrechos lazos entre el estado y las grandes empresas, "que ha sido la base de la economía política de Corea del Sur durante muchas décadas, serán objeto de intenso escrutinio", añadió, por lo que "ahora puede haber una verdadera oportunidad de reforma del sistema".

La situación seguramente causará un impacto colateral en los negocios de Samsung. Ayer, la empresa anunció desmantelamiento de su oficina de estrategia corporativa, que hasta ahora controlaba todo el conglomerado de la firma.

La economía surcoreana también podría verse afectada, advirtió Armstrong. Es que conglomerados como este, cuya capitalización de mercado actual es de US$ 231 mil millones, son vitales para la generación de empleos y las exportaciones del país asiático.

US$ 40 millones
en sobornos habría pagado el empresario Lee Jae-yong a Choi Soon-sil, la "Rasputina surcoreana", a cambio de favores del gobierno.

 



<
Más resultados
14-07-2017
  Cargadores de bolsillo o públicos evitan la carga de quedarse sin carga
12-07-2017
  CHILE Y COREA DEL SUR TIENEN MÁS DE MEDIO SIGLO DE AMISTAD Y COOPERACIÓN
12-07-2017
  Con un fuerte enfoque en I+D+i, ciencia y tecnología
12-07-2017
  El sello de los productos "Made in Korea"
12-07-2017
  Samsung Electronics cumple 48 años innovando a gran escala
11-07-2017
  Firmas chinas, Samsung y chilena Molymet participan en la licitación del litio
08-07-2017
  Por primera vez, ganancias de Samsung superarían a las de Apple
07-07-2017
  Los notebooks buscan ganar más adeptos entre los videojugadores
06-07-2017
  Litio: Corfo revelará el lunes participantes en licitación internacional
28-06-2017
  Están abiertas las postulaciones para el concurso "Soluciones para el futuro"
26-06-2017
  Laboratorio móvil que recorre Chile suma la experiencia de la realidad virtual
25-06-2017
  Qué tan bueno es tener en la actualidad un televisor 4K