MER.CL
Volver   
Resultados de la búsqueda :
Un tunecino, un palestino y cuatro sirios forman parte del primer grupo liberado que es traído a Sudamérica:

Seis presos de Guantánamo transferidos por EE.UU. llegan a Uruguay como refugiados




   

Luego de haber pasado al menos 10 años en la cárcel militar de Estados Unidos en Guantánamo, seis presos de baja peligrosidad fueron trasladados ayer a Uruguay, cuyo gobierno había aceptado acogerlos, en respuesta a la iniciativa del Presidente Barack Obama de cerrar la prisión antes del fin de su mandato.

Cuatro sirios, un tunecino y un palestino llegaron a Montevideo a las 2:55 de la madrugada, a bordo de un avión militar estadounidense. En medio de un estricto operativo de seguridad, que incluyó una veintena de vehículos, cinco de ellos fueron llevados al Hospital Militar y uno, cuya situación es más delicada, fue internado en el Hospital Maciel, en el centro de la ciudad, según El País de Uruguay.

Entre los sirios se encuentra Jihad Diyab, quien se había declarado en huelga de hambre e inició recientemente una acción legal contra la alimentación forzada por parte del personal militar a los presos.

Cori Crider, abogada del grupo de derechos humanos Reprieve, que defiende a Diyab, comentó que "a pesar de años de sufrimiento, el señor Diyab está enfocado en crearse un futuro positivo en Uruguay" y que "espera reunirse con su familia y recomenzar su vida".

El grupo de seis reos es el mayor que ha sido sacado del campo de detención desde 2009 y el primero en ser enviado a Sudamérica. Su traslado deja 136 reos en la prisión, la cifra más baja desde que comenzó a funcionar, en enero de 2002.

De acuerdo con el diario Miami Herald, los seis hombres, que tienen entre 32 y 49 años, recibían clases de español al interior de la cárcel desde marzo.

"Estamos muy agradecidos de Uruguay por esta importante acción humanitaria", dijo Clifford Sloan, enviado del Departamento de Estado norteamericano en Guantánamo, que negoció la reubicación con el gobierno del Presidente José Mujica en enero. "El apoyo que estamos recibiendo de nuestros amigos y aliados es fundamental para lograr nuestro objetivo compartido de cerrar Guantánamo".

Si bien ningún funcionario uruguayo comentó el traslado, mientras Mujica llegó ayer a México para asistir a la Cumbre Iberoamericana, la Cancillería uruguaya emitió una declaración que confirmó la llegada de los liberados. "El gobierno de la República Oriental del Uruguay mantendrá respecto a ellos el más estricto apego a las normas de protección internacional humanitaria, de acuerdo a su solicitud de refugio", asegura.

Mujica destacó el viernes que los presos llegan a Uruguay, "en carácter de refugiados y el primer día que se quieran ir, se pueden ir", y comentó también que Guantánamo "no es una cárcel, es un nido de secuestro".

El Mandatario se negó a exigir que los hombres liberados se comprometieran a quedarse en su país por dos años desde su traslado, tal como se había informado en un principio.

"Yo no renuncio a mis principios y seguiré siendo crítico de EE.UU., pero cuando hay un Presidente que quiere poner fin a esa situación sería cobarde darle la espalda", expresó.

Apurar las liberaciones

En un esfuerzo evidente de Obama por acelerar las liberaciones y vaciar la prisión, tal como ha prometido desde que asumió su mandato, hace seis años, 19 detenidos han sido repatriados o enviados a un tercer país este año. Solo desde noviembre otros siete presos han sido trasladados de Guantánamo: tres a Georgia, dos a Eslovaquia, uno a Arabia Saudita y otro a Kuwait.

Sin embargo, el traslado a Uruguay se retrasó por meses, ya que el plan inicial era para principios de año. De acuerdo con The New York Times, la transferencia se demoró el semestre pasado, debido a que el secretario de Defensa, Chuck Hagel, mantuvo por meses el acuerdo sin firmar. De hecho, fue uno de los motivos que contribuyeron a deteriorar sus relaciones con Obama, quien le pidió la renuncia el mes pasado.

La liberación del grupo fue aplazada nuevamente en agosto, cuando Uruguay comenzó a preocuparse por los riesgos políticos antes de las elecciones presidenciales de octubre, pese a que Mujica presionó en favor del traslado, según Reuters. Durante la campaña, el ahora Mandatario electo Tabaré Vázquez -correligionario de Mujica- había respaldado la llegada de los presos, indicando que sería "un gesto humanitario".

Según las encuestas, el 58% de los uruguayos no está de acuerdo con recibir a los detenidos de Guantánamo y solo 24% respalda la iniciativa.

 



<
Más resultados